sábado, 29 de mayo de 2010

¿Qué hacer con un ordenador viejo?

Jay Dougherty (dpa) Washington

Gracias a Windows 7, mucha gente se ha comprado ya un ordenador nuevo, o está planeando hacerlo. Y esto implica uno de los problemas más agradables en la vida: qué hacer con el viejo.

Con los bajos precios que se pagan por los ordenadores 'viejos', revender uno dará casi más problemas que beneficio, por lo que se le saca más provecho guardándolo para darle otro uso. Aquí le damos algunas ideas.

Si su viejo ordenador es un PC de sobremesa con una decente capacidad de almacenamiento, o la posibilidad de incrementar su disco duro, entonces es un buen candidato para ser convertido en un servidor Windows Home Server.

Compre una copia de Home Server en su tienda de 'software' favorita (unos 80 euros), instálelo en su ordenador, conecte el PC a su red doméstica, y ya sabrá qué responder cuando alguien le pregunte si hace copia de seguridad de sus datos. La respuesta será "Sí, cada noche".

Instale el 'software' de cliente gratuito para Home Server en cada ordenador que esté conectado a su red -ya sea mediante cables o de forma inalámbrica- y el programa se encargará de hacer 'backup' cada noche mientras usted duerme. Mejor aún, el viejo ordenador actuará como depósito multimedia que le permitirá reproducir y compartir música, vídeo y fotografías digitales.

Le proporcionará, también, acceso remoto a través de un navegador normal a cualquier PC conectado en su casa. Así, si usted se olvida de un archivo mientras está de viaje, podrá entrar en el ordenador de su casa y descargarlo.
Y no se preocupe si su viejo ordenador es lento, pues la velocidad no importa en una máquina que actúa básicamente como servidor.

Máquina de tests

¿Cuántas veces ha instalado una aplicación sólo para lamentarlo más tarde cuando el nuevo programa ralentiza su ordenador o, peor aún, lo colapsa?

Acomode su viejo ordenador para usarlo como máquina para tests, y podrá despedirse para siempre de los problemas de instalacion de 'software' de prueba. Instale primero el nuevo programa en la vieja máquina, vea qué tal trabaja y si le prestará utilidad.

Si la aplicación pasa la prueba, puede instalarla entonces en su ordenador principal. Si no, puede borrarla del viejo PC y felicitarse de haberse ahorrado muchos problemas.

Experimentar

Windows no es el único sistema operativo que existe. De hecho, muchas personas apuestan por sistemas operativos y aplicaciones de código libre. No hay mejor forma de probarlos que mediante un viejo.

El sistema operativo Ubuntu es el favorito de quienes quieren hacer sus primeros pasos en computación basada en el sistema Linux. Ubuntu es fácil de instalar y reconoce automáticamente mucho hardware, al igual que Windows.

Una vez instalado, se sentirá usted como en su casa si está ya familiarizado con Windows, puesto que Ubuntu sigue muchas de las convenciones de interfaz a las cuales los usuarios de Windows están acostumbrados.

Este sistema operativo, incluso, viene ya cargado con muchas aplicaciones útiles de código abierto. Y, puesto que Ubuntu pesa muy poco, será como si su viejo ordenador adquiriera una nueva vida.

Por otro lado, si usted es aficionado a los juegos, conocerá ya las emociones de la acción multijugador. Pero, sin múltiples ordenadores en casa, no hay acción multijugador posible.
Así, si usted es aficionado a los juegos y tiene un ordenador auxiliar, se acabaron los problemas. Simplemente póngalo en acción.

Donación

Quizás su viejo ordenador no sea apto para trabajar con Windows 7, pero esto a lo mejor no le importa a mucha gente.

Comience por los miembros de su familia. Si su vieja ordenador es un portátil, es muy posible que a alguien le guste, aunque Windows XP Home sea lo único con que pueda trabajar bien hasta cierto punto.

Si se trata de un sobremesa, quizás haya quien necesite una máquina principalmente para navegar por la web o para jugar ocasionalmente.

El ceder el viejo ordenador a quien lo necesite le dará quizás un mejor sentimiento que venderlo por dos céntimos a una tienda de aparatos de segunda mano.

Desármelo

Habrá oído usted hablar de discos duros, memorias o placas base, pero ya es hora de que conozca personalmente esos ingredientes. Pierda el miedo, tome su viejo ordenador y examine lo que tiene en su interior. Un destornillador tipo Philips es la única herramienta que necesita.

Busque un tutorial en Internet que le ayude a identificar las partes y podrá así comprender cómo están conectados los componentes. Y si en el futuro necesita reemplazar o actualizar una de esas partes, ya sabrá cómo hacerlo por usted mismo.

Desarmar el ordenador no quiere decir destrozarlo: una vez que haya terminado podrá rearmarlo nuevamente y usarlo en alguna de las formas que hemos discutido aquí.

Regresar a LogicOnline

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada